Foto: laboratorios Novartis

Foto: Laboratorios Novartis

Los parches han venido a sustituir a medicinas, inyecciones y otros métodos de diagnóstico y medicación que a menudo no son bien tolerados por los pacientes, sobre todo si se trata de personas mayores. En esta ocasión, un nuevo parche formará parte de la familia del Alzheimer, para ayudar y mejorar su tratamiento.

El Ministerio de Sanidad y Consumo ha aprobado la financiación a cargo del Sistema Nacional de Salud (SNS) del primer tratamiento transdérmico que ha demostrado hasta ahora ser seguro y bien tolerado en el control de los síntomas de la demencia tipo Alzheimer en su fase leve o en situaciones de gravedad moderada.

Este tratamiento (rivastigmina) es únicamente de diagnóstico hospitalario y se trata de una nueva forma farmacéutica, pues hasta la fecha sólo existían formas de administración oral.

Precisamente, ésta es una de las grandes ventajas que aportan los parches, pues aumenta la utilidad del tratamiento al ser de más fácil aplicación en personas que tienen dificultades para tragar o se niegan a ingerir las medicinas, como ocurre con algunos enfermos de Alzheimer.