cuidadoalzheimer_aguilas-para-lucha-contra-alzheimer

Foto: Loiu Gurena

Desde hace algún tiempo, los animales vienen siendo utilizados en terapias para la mejora de la calidad de vida de personas con diversas enfermedades. Los tratamientos con perros, caballos e incluso delfines cada vez son más usados en la intervención de pacientes para que respondan a diferentes estímulos externos.

Sin embargo, en una residencia de ancianos de Loiu (Vizcaya) han ido un paso más allá. Porque no es un perro ni un gato lo que nos encontramos en el ‘Centro Gurena’, sino al rey de las aves rapaces, el águila.

Un águila que, como parte de una técnica pionera en España, despliega sus alas por los pasillos del centro, volando y planeando cerca de los ancianos enfermos de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas.

Desde el inicio de las sesiones, se han apreciado mejoras sensibles en los pacientes. Incluso en aquellos que tienen la enfermedad en una fase más avanzada, se han podido apreciar sonrisas y gestos de sorpresa o complicidad cuando el animal se posaba sobre sus brazos, y se dejaba acariciar sin hacer el más mínimo aspaviento.

Eso sí, como nos cuenta Elena García, psicóloga del centro, es muy importante subrayar que este experimento carece de base científica aunque se utiliza como complemento de terapias como la psicoestimulación.

El experimento nació de forma casi improvisada, gracias a un empleado de mantenimiento del centro de mayores, que es cetrero federado.Pero visto el éxito cosechado y dada su aceptación por parte de los pacientes y cuidadores, parece que seguirá realizándose como terapia complementaria.

Aún existen muchas sombras en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, pero el contacto con “Duque” (así se llama el animal) ha servido a los pacientes del Centro Gurena para salir del letargo en el que viven, aunque sea sólo por un momento.